sábado, 9 de febrero de 2008

El revisionismo neofranquista: guía de uso (1): Pío Moa

Creo recordar que en España, allá por los años ochenta, consolidada mejor o peor la Transición y aún lejanos los ochos años (1996-2004) de Gobierno de Jose María Aznar, en que discutir sobre la 2ªR y la GCE era, al menos en la Universidad, un ejercicio de relativa unanimidad. Desterrados los argumentos de la propaganda franquista, la Segunda República dejaba de ser un caos anárquico de robos, muerte y violaciones y se convertía en una oportunidad de progreso perdida; el “Movimiento” de regeneración nacional iniciado en julio de 1936 pasaba a considerarse un golpe de Estado de libro y la Guerra Civil ya no se decidía por intervención divina, como buena cruzada, sino por el abandono de las democracias europeas frente a la alianza de Hitler, Mussolini y Franco. Sinceramente, no parecía haber nada de extraordinario en ello. Toda dictadura construye mitologias heroicas de lucha y resistencia por diversos motivos y creérselas tal como se suministran requiere sectarismo e ignorancia a partes iguales.

Hoy, en cambio, en cualquier discusión de café en la que alguien abogue por la 2ªR acabará topando con la opinión de otro que le discutirá casi todo al respecto: empezando por la legitimidad o no de la República, pondrá en duda la democracia real del periodo, mencionará unos cuantos golpes de estado izquierdistas perpetrados en España antes del 36, rebatirá que las Brigadas Internacionales fueran voluntarias y, finalmente, ponderará si los cuarenta años de dictadura no fueron un mal necesario antes que un mal mayor: una dictadura estalinista. Quizás hasta citen a Indalecio Prieto para confirmar sus teorías.

Hemos topado con un adepto del revisionismo histórico neofranquista.

¿Y que es esto?

PIO MOA

Para situar los antecedentes personales de Moa es muy útil el esfuerzo de neutralidad que realiza el articulo publicado en la Wikipedia. No dejéis de leer la discusión que genera el artículo y sacad vuestra propias conclusiones.

Moa comienza a ser conocido por el gran público a raíz de la publicación de su libro Los mitos de la Guerra Civil, resumen divulgativo de hipótesis que ya habría desarrollado en otras obras anteriores. El 19 de febrero de 2003 Moa es entrevistado en el programa dirigido por Carlos Dávila "El tercer grado", provocando un fuerte controversia dentro del Consejo de Administración de TVE. Su aparición y los argumentos que empleará serán muy criticados por Javier Tusell en un artículo publicado en El País tres días después titulado "Bochornosa TVE". Tusell resume las polémicas opiniones de Moa:
Ni por lo más remoto es un profesional de la historia; ha leído libros pero lo esencial en Los mitos de la Guerra Civil es una interpretación sistemática en contra de la izquierda y a favor de la extrema derecha adobada con gotas de extravagancia. Hoy, entre los historiadores existe un consenso generalizado. Nadie lo escribiría de igual modo pero todos estamos de acuerdo en que fueron inaceptables todas las sublevaciones contra la República, que la Guerra Civil fue un gran desastre colectivo o que Franco supuso no sólo represión cruel sino retraso en el desarrollo. Llega este amateur y nos informa de que de toda la violencia española del siglo XX fue culpable exclusiva la izquierda, que la libertad idílica de la Restauración fue destruida por socialistas y nacionalistas, que Prieto fue el asesino de Calvo Sotelo y que la represión de la posguerra no fue para tanto.

Lo peor es lo que se nos dice al final de su libro, que transcribo literalmente: "La victoria de Franco salvó a España... su régimen la liberó de la Segunda Guerra Mundial, modernizó la sociedad y asentó las condiciones de una democracia estable".
En cambio, la fama de Moa no hacía más que crecer. Consigue atraer la atención de la opinión publica y en agosto de 2003 el propio presidente Aznar afirmaba que Los mitos de la Guerra Civil, sería una de sus lecturas escogidas para el verano. Este dato revela un cierto deseo del PP de legitimar, de apoyar, las afirmaciones de Moa que, por aquella época, ya se había convertido en un adalid del sector mediatico ultraconservador encabezado por Federico Jiménez Losantos. Por otra parte, esto mismo convertirá a Moa en objeto de insulto de la extrema izquierda. Echad un vistazo al tumulto que se organizó durante un conferencia suya en la Universidad Carlos III de Madrid el 24 de mayo de 2005.



Uno de los más encendidos historiadores anti-revisionistas Alberto Reig Tapia publica en 2006 un libro contra esta corrriente que titulará precisamente Anti-Moa (aquí una nota suya de 2003 en Historia a Debate).

Ante la virulencia de las opiniones a favor y en contra el lector puede sentirse perdido sobre qué pensar. Sin duda la mejor manera de no tener que repetir las opiniosnes de otros es leerse directamente los libros citados y punto. Pero me voy a atrever a dar una pista identificativa...

A mi modo de ver una método útil para medir la capacidad de un historiador de analizar, comprender y transmitir una teoría sobre el pasado, es conocer su capacidad de analizar el presente. En cierta forma toda historia ha sido en algún momento contemporánea... Y siempre da gusto leer a Paul Kennedy opinando sobre el ¿Porque no te callas? o a Eric Hobsbawm sobre la deriva actual del sueño imperial norteamericano.

Así, con respecto a Moa, puede ser útil conocer sus opiniones sobre la nuevos derechos para los homosexuales en España, lo que él llama "sexualidad tarada"; sobre la reforma de los estatutos de autonomía, lo que define como "balcanización de España", o por ejemplo un párrafo que os copio legitimando la violencia contra el actual gobierno socialista.
¿Pasar a la violencia, entonces? Cuando el gobierno rompe las reglas del juego, cuando no solo legaliza el asesinato como forma de hacer política, sino que lo premia ofreciendo a los asesinos la liquidación de la Constitución y del estado de derecho, obviamente abre paso a la violencia y se priva de cualquier autoridad moral para condenar la que pudiera ejercerse contra él.

En fin, como este es un tema largo de contar, en otros post seguiremos hablando de este y otros revisionistas (Cesar Vidal, Jose María Marco, etc.), del mentor de todos ellos (Ricardo de la Cierva) y de como funcionan sus técnicas.

1 comentario:

kna-thc dijo...

que asco de rojos,40años despues aun siguen con lo mismo...pio moa tiene razon.os duela o no,la tiene.

Creative Commons License

Fuentes para la Historia de la Segunda República, la Guerra Civil y el franquismo by http://fuentesguerracivil.blogspot.com is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-No comercial 2.5 España License.